viernes, 22 de junio de 2012

22.6

"No se derrama el vino nuevo en viejos odres y de una vez más es una nueva significaciónn espiritual y sensual del mundo la que nos ofrece el Ulises. Una frase no describe una acción o un movimiento: lo transmite. Para servirme de los términos de la filosofía tomista que Joyce ha practicado, no se contenta con establecer una relación lógica entre la potencia y el acto. Las palabras ya no son signos que representan una idea, un sentimiento, un acontecimiento: forman en en sus múltiples combinaciones una pura substancia imaginativa, sensible e intelectual. Ellas están solas, ordenadas según una sintaxis extraordinariamente audaz; se substituyen a esta indicación que el lector extrae de ellas para olvidarlas de inmediato: se adhieren a la cosa, se funden con ella, son la cosa misma."

[Prólogo al Ulises - Jacques Mercanton]

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. Havia escrit "mola" i volia subsituir-ho per un "m'ha agradat llegir-ho per fi"

    ResponderEliminar
  3. Açò se ralla de mala manera, sorry.

    ResponderEliminar